SHABUATOV
VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL

Perasha Vaigash

 

PRIMER COMENTARIO:
La sección que nos ocupa la presente perashá, destaca dos hechos puntuales: El 1º hace referencia cuando Iosef Hasadik se declara ante sus hermanos diciendo: "Soy Iosef, aún vive mi padre?".

Esa instancia produjo un estremecimiento descomunal al extremo que los hermanos no pudieron reaccionar. Entonces el mismo Iosef les expresa: "No os preocupéis pues si entonces me vendieron como esclavo fue para que en este presente de hambre pueda -y en calidad de Virrey de Egipto- proveerles el sustento que precisen ".

Iosef hace a un lado los rencores y consecuentes represalias trasladando lo acontecido como elemento preciso y positivo. El 2º hecho cual se destaca se refiere al encuentro del patriarca Iaacob con Iosef tras 22 años de penurias por desconocer que le sucedía a su hijo, ¿vivía aún?, dónde?, en que condiciones?. Cuando se produce el reencuentro y suponiendo , abrazos, besos , etc.

Iaacob decide recitar el " Shemá Israel..." pues traslada toda esa emoción pletórica de regocijo, hacia D's, posponiendo el saludo a su hijo cual tendrá cerca de aquí en adelante, mas una instancia similar, tan penetrante, no es habitué, por consiguiente es destinada a Quien, precisamente, le otorga la posibilidad del encuentro tan ansiado.

SEGUNDO COMENTARIO:
Efectuando una revisión de los hechos, Iosef es vendido por sus hermanos a los midianitas quienes a su vez hacen lo propio con los egipcios en donde se convierte en Virrey. Cuando Iosef se encuentra frente a ellos - quienes ignorando el vaivén de los acontecimientos, están en Egipto para proveerse de alimentos dada la situación de hambre que imperaba en el sitio donde moraban --no puede sustraerse a tal instancia y llora penetrantemente.

El Midrash comenta que el llanto de Iosef refleja la manera que los Iehudim deberían clamar por el dolor y el sufrimiento ajeno como parte propia al punto de resultar contradictoria la opinión de la psicología cual señala que al mirar una película dramática pareciera que lloramos por el personaje que vemos, más ¡ que absurdo!, si en ocasiones no conocemos ni conoceremos al actuante. La realidad indica que sufrimos por nosotros mismos pues nos visualizamos tal como si fuéramos parte de la película en cuestión.

De tal modo si - como en el cuadro de Iosef-, vivimos, sentimos y vibramos al compás de cada quien como ' mea propia' estaremos acercando la rendición clamada pues la Magnificencia del Todopoderoso apreciará la hermandad existente cual conlleva a la instancia sublime de "Am Ehad Keish Ehad ,"Un pueblo Como Una Persona "; Un mundo merecedor de haberse creado para Servirle pleitesiadamente en Unión, en Paz y en Armonía.

 
Rab Salomón Yabra - Director de Lecareb Lebabot
Volver
Promociones
Agradecemos a:

CONTENIDO SUPERVISADO POR EL RABINO SALOMON YABRA - DIRECTOR DE LECAREB LEBABOT
SHABUATOV 2000-2013 - COPYRIGHT © EH GROUP - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS