SHABUATOV
VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL

Perasha Pekudé

 

La torá menciona cinco veces, tanto en particular como en general, la obra de construcción del Tabernáculo. La reiteración más difícil de comprender es aquella en la que Moisés dice a Israel: “Y todos los Sabios de corazón de entre vosotros vendrán, y fabricarán todo cuanto ha mandado D-s ”, enumerando a continuación en forma detallada todo lo que Le había ordenado hacer. Surge la pregunta, ¿acaso no habría sido suficiente que el texto dijera: “E hicieron todo lo que D-s les había ordenado hacer?” ¿Qué necesidad había de enumerar nuevamente todos los utensillos?

Rabí Jaim Ibn-Atar, en su comentario “Or Ha-jayaim”, brinda la siguiente respuesta: El motivo de la repetición del relato de la construcción del Tabernáculo es similar al dado por los Sabios con relación a la del sirviente de Abraham (Bereshit 23,39). Puesto que el relato le era predilecto a Él , por tanto lo narró dos veces. Puede que esta respuesta no satisfaga totalmente. ¿Por qué ha de ser esta narración más apreciada que cualquier otra de las sagradas Escrituras? Sabemos cuán conciso es el lenguaje de la Torá.

¿Cuál es entonces el motivo del tratamiento preferencial que mereció el Tabernáculo? ¿Hay acaso algún significado simbólico en los detalles – utensillos, materiales y medidas? El Midrash considera al Tabernáculo como un microcosmo, a la construcción del cual los israelitas contribuyeron con labor, bienes y sabiduría: Yalkut Simón, Pekudei, párrafo 419: Rabí Nejemia dice: La tienda de la Reunión se asemeja a la Creación: Las cortinas – a los cielos; el altar de los sacrificios – al ganado; el altar del incienso – a las especies; el candelabro – a la luna y al sol…

Cuando el TodoPoderoso eligió a Su pueblo, previó con Su sabiduría, que requerirían toda clase de artes y oficios cuando se establecieran en la Tierra Prometida, y se hubieran organizado políticamente. 1- Esenciales – sin los que el hombre no puede ser feliz; por ejemplo, los necesarios para la alimentación, la vestimenta, la vivienda 2 - Útiles – requeridos para la manutención de puentes y caminos y para la producción de necesidades diarias, trabajados en metales y en otros materiales. 3- Habilidades artísticas – que dan lustre y placer a la vida humana, tales como el bordado, las artes, la escultura, etc.

Todas estas ocupaciones son útiles y ventajosas para la nación, siempre que no excedan los límites de la discreción y no desemboquen en el lujo. En todos estos oficios y artes, el exceso es perjudicial, en particular en el caso de las artes, pues conducen a la búsqueda del placer, a la laxitud, a la envidia, a la lucha entre el hombre y su prójimo, y por último a la anarquía. Nuestros Sabios dijeron: Nada existe cuyas primicias no sean dedicadas al Señor.

Del mismo modo en que D-s ordenó a Su pueblo que Le consagre las primicias de los frutos de los vientres y de las tierras, asimismo fue Su voluntad que Le fuesen dedicadas las primicias de sus pensamientos y de sus habilidades, mediante la construcción del Tabernáculo, de sus utensillos y de las vestiduras sacerdotales. De tal modo santificarán las ocupaciones en todos los campos de la actividad humana, pues recordarían a HaShem en todos sus asuntos, y no errarían en la búsqueda de lujos y vanidades.

Oficio o arte que no fue empleado en la construcción del Tabernáculo no merece ser contado, siendo incorrecto que un judío temeroso de D-s se ocupe en tal arte u oficio.
 
Rab Salomón Yabra - Director de Lecareb Lebabot
Volver
Promociones
Agradecemos a:

CONTENIDO SUPERVISADO POR EL RABINO SALOMON YABRA - DIRECTOR DE LECAREB LEBABOT
SHABUATOV 2000-2013 - COPYRIGHT © EH GROUP - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS